Lo que hizo posible el descubrimiento de las lunas jovianas

Hace un par de días comentamos que Júpiter seguía siendo el rey en cuanto la cantidad de lunas en nuestro sistema solar, dicho título se reafirmaba con el descubrimiento de una docena más de ellas:

Ahora te mostramos qué instrumentos fueron necesarios para hacer posible esta gran hazaña.


TE RECORDAMOS LEER NUESTRA REVISTA “CANOPUS“. PRESTÁ ATENCIÓN A ALGUNOS JUEGOS PORQUE PODÉS GANAR MUCHÍSIMOS PREMIOS. 

DESCARGÁNDOLA EN PDF PUEDES COLECCIONAR ESTA Y LOS SIGUIENTES NÚMEROS


El descubrimiento inicial de la mayoría de las nuevas lunas se realizó en el telescopio Blanco de 4 metros en Cerro Tololo, Chile, y fue operado por el Observatorio Astronómico Óptico Nacional de E.E. U.U. El telescopio recientemente se actualizó con la Cámara de energía oscura, una poderosa herramienta para examinar el las noches en busca de objetos débiles.

Para confirmar los hallazgos, se utilizaron más telescopios incluido el Magellan de 6,5 metros en el Observatorio Las Campanas, de Carnegie, también en Chile; el Telescopio Discovery Channel de 4 metros en el Lowell Observatory Arizona; el Telescopio Subaru de 8 metros; el telescopio de 2.2 metros de la Universidad de Hawaii; y el Telescopio Gemini de 8 metros tsmbién en Hawai gracias al Tiempo Discrecional del Director para recuperar Valetudo. Bob Jacobson y Marina Brozovic en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA confirmaron la órbita calculada de la extraña luna en 2017 para verificar su predicción de ubicación durante las observaciones de 2018 y así asegurarse de que la nueva luna no se perdiera.

Fuente.

 

 

Post Author: Matias Olate

23 años. Futuro Geólogo. Divulgador científico. Estudiantes de Ciencias en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UNCuyo. Escritor, un libro en mi haber y dos en proceso. Locutor en Radio Nacional Malargüe. Programador Júnior en Java (muy junior). Community Manager en Planetario Malargüe. Capacitador básico en Ciencias Exactas en el Planetario Malargüe. Guía de Sitio. 02/11/95

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *