[ARTICULO DESTACADO]¿Porque hay hielo en la Luna y Mercurio?

NASA dio a conocer en un informe, que la Luna y Mercurio pueden contener significativamente más hielo de agua de lo que se pensaba anteriormente, según un nuevo análisis de los datos obtenidos por sus sondas LRO (por sus siglas en ingles Lunar Reconnaissance Orbiter ) y MESSENGER . Los posibles depósitos de hielo se encuentran en cráteres cerca de los polos de ambos mundos

.

En la Luna, “Encontramos que los cráteres poco profundos tienden a ubicarse en áreas donde se detectó previamente hielo en la superficie cerca del polo sur de la Luna, e inferimos que esta bajada es muy probable debido a la presencia de depósitos de hielo espeso enterrados”.

Lior Rubanenko de la Universidad de California, Los Ángeles. (UCLA)

En el pasado, las observaciones telescópicas y las naves espaciales en órbita han encontrado depósitos de hielo glaciares en Mercurio, pero hasta ahora no en la Luna. El nuevo trabajo plantea la posibilidad de que también existan gruesos depósitos ricos en hielo en la Luna.

NASA´s MESSENGER.

“Si se confirma, este depósito potencial de agua congelada en la Luna puede ser lo suficientemente masivo como para mantenerse a largo plazo la exploración lunar “.

Noah Petro, científico del Proyecto de LRO.

Los polos de Mercurio y la Luna se encuentran entre los lugares más fríos de nuestro sistema solar. A diferencia de la Tierra, los ejes giratorios de Mercurio y la Luna están orientados de tal manera que, en sus regiones polares, el Sol nunca se eleva por encima del horizonte. En consecuencia, las depresiones topográficas polares, como los cráteres de impacto, nunca ven el Sol. Durante décadas se ha postulado que estas llamadas regiones permanentemente sombreadas son tan frías que cualquier hielo atrapado dentro de ellas puede sobrevivir durante miles de millones de años.


Observaciones previas de los polos de Mercurio con un radar basado en la Tierra revelaron una característica de depósitos de hielo puro y espeso. Más tarde, MESSENGER fotografió esos depósitos de hielo.

Imagen de la superficie de mercurio tomada por la sonda MESSENGER, el 14 de enero de 2008.

“Demostramos que los depósitos polares de Mercurio están compuestos predominantemente por hielo de agua y se distribuyen ampliamente en las regiones polares norte y sur de Mercurio”. “Los depósitos de hielo de Mercurio parecen ser mucho menos irregulares que los de la Luna, y relativamente frescos, tal vez emplazados o renovados en las últimas decenas de millones de años”.

Nancy Chabot, científica instrumental de la sonda MESSENGER.

Las superficies sin aire de Mercurio y la Luna están marcadas por muchos cráteres de impacto. Estos cráteres se forman cuando los meteoritos o cometas impactan la superficie. El equipo analizó cráteres simples formados por impactadores más pequeños y menos energéticos. Estas depresiones se mantienen juntas por la fuerza de la capa de polvo superficial, o regolito, y tienden a ser más circulares y simétricas que los grandes cráteres. Los científicos de la UCLA explotaron esta simetría inherente para estimar el espesor del hielo atrapado dentro de cráteres simples.

El estudio utilizó datos de elevación obtenidos por MESSENGER y LRO para medir aproximadamente 15,000 cráteres simples con diámetros que van desde 2.5 km a 15 km en Mercurio y la Luna. Los investigadores descubrieron que los cráteres se vuelven hasta un 10% menos profundos cerca del polo norte de Mercurio y el polo sur de la Luna, pero no el polo norte de la Luna.

NASA´s LRO.

Los autores concluyeron que la explicación más probable para estos cráteres menos profundos es la acumulación de depósitos de hielo espeso previamente no detectados en ambos mundos. Apoyando esta conclusión, los investigadores encontraron que las pendientes orientadas hacia los polos de estos cráteres son ligeramente menos profundas que las pendientes orientadas hacia el ecuador, y que la baja profundidad es más significativa en las regiones que promueven la estabilidad del hielo debido a la órbita de Mercurio alrededor del Sol. La señal topográfica detectada por los científicos es relativamente más prominente en los cráteres simples más pequeños, pero no excluye la posibilidad de que el hielo pueda estar más extendido en los cráteres más grandes a través del polo lunar.

Imagen tomada por la Sonda LRO, el 14 de enero de 2014.

Además, a diferencia de Mercurio, donde se ha demostrado que el hielo es casi puro, los depósitos detectados en la Luna probablemente se mezclan con el regolito, posiblemente en una formación en capas. La edad típica de los cráteres simples examinados por los investigadores indica que potencialmente podrían acumular hielo que luego se mezcló con el regolito suprayacente a largo plazo. Los científicos descubrieron que estos depósitos de hielo enterrados inferidos están correlacionados con las ubicaciones de hielo superficial ya detectado.

Este hallazgo podría implicar que los depósitos de hielo expuestos pueden ser exhumados, o podrían ser el resultado de la difusión molecular desde la profundidad. La investigación fue publicada el 22 de julio en Nature Geoscience.

Fuente.

Post Author: Agustin Ollarce

29 años. Técnico Superior en Gestión Ambiental. Comunicador científico. Comentarista en Radio NARVI, Municipal Radio Malargüe FM 94.5.