Voyager 1 y 2 siguen brindándonos información sobre la atmósfera solar.

La Voyager 1 está a unos 20 mil millones de kilómetros de distancia, efectivamente en el vacío salvaje que consideramos como espacio interestelar. Su compañero, Voyager 2, no está muy lejos, justo a punto de comenzar la misma travesía.

Los astrónomos de la NASA han utilizado datos de la sonda Voyager para medir el alboroto de partículas que se ondulan en el borde de nuestro Sistema Solar, y descubrieron que la presión en las lejanas fronteras de nuestra estrella es más alta de lo que esperaban.

“Los resultados sugieren “que hay otras partes de la presión que no se están considerando en este momento que podrían contribuir”.

Jamie Rankin. Astrofísico de la Universidad de Princeton.

Si bien el descubrimiento en sí es lo suficientemente interesante, es la forma en que lo encontraron lo que lo convierte en un pedazo de ciencia realmente fascinante.

Los resultados sugieren que hay otras partes de la presión que no se están considerando en este momento que podrían contribuir. Crédito: NASA/IBEX/Adler Planetarium

A medida que el plasma en forma de viento solar emana de nuestro Sol, forma una ‘esfera o cúpula’ que llamamos heliosfera. A catorce mil millones de kilómetros de la estrella, ese viento efectivamente se queda sin impulso, ya que las partículas cargadas disminuyen rápidamente a velocidades subsónicas.

El borde de esta cúpula, llamada “heliosheath”, es una zona donde la densidad de esas partículas cargadas disminuye y los campos magnéticos se debilitan.

Más allá de este borde desordenado hay una capa delgada llamada “heliopausa”, donde la neblina de plasma expulsada por el Sol se desliza, empujada por la sutil influencia de nuestros vecinos galácticos a medida que nuestra estrella se mueve a través del espacio.

Afortunadamente, tenemos dos sondas que pasan por esa parte del Sistema Solar. Observa el práctico diagrama de la NASA a continuación para ver cómo encaja todo.

Diagrama de la NASA de una vaina heliótica (Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA / Mary Pat Hrybyk-Keith)

En esta ‘pausa’, la presión del espacio interestelar local empujando hacia adentro y la cubierta de “heliosheath” empujando hacia afuera debe equilibrarse. Sin embargo, saber exactamente cómo se ve esto no es una tarea fácil. Podemos hacer modelos para estimar, pero nada supera la evidencia sólida.

Ninguna de las dos sondas tiene una manera directa de decirnos mucho sobre las presiones del espacio en esa área, pero un reciente brote en la actividad solar llamado región de interacción global fusionada (GMIR) proporcionó una excelente oportunidad para resolverlo.

La actividad solar fue efectivamente un grito al espacio, enviando un pulso de partículas rugiendo a lo lejos. Este grito se propagó en la heliosheath en 2012, donde la Voyager 2 estaba mirando y escuchando. Aproximadamente tres meses después, la Voyager 1 también sintió sus efectos.

El concepto de este artista muestra la nave espacial Voyager de la NASA en un contexto de estrellas. Créditos: NASA / JPL-Caltech

De cada conjunto de observaciones, los investigadores calcularon que la presión en el límite era de alrededor de 267 femtopascales, que es una fracción absolutamente minúscula del tipo de presión atmosférica que experimentamos aquí en la Tierra. Puede ser un apretón relativamente pequeño, pero los investigadores se sorprendieron.

El equipo también pudo calcular la velocidad de las ondas de sonido que pasan por este medio, una velocidad de 314 kilómetros por segundo. O mil veces más rápido que el sonido que viaja a través de nuestra propia atmósfera.

Las sondas Voyager pueden estar un poco viejas, pero dado lo ocupado que se ve en el borde del Sistema Solar, nos alegra que aún no se hayan retirado por completo.

Fuente.

Post Author: Agustin Ollarce

29 años. Técnico Superior en Gestión Ambiental. Comunicador científico. Comentarista en Radio NARVI, Municipal Radio Malargüe FM 94.5.