Localizan un gran cráter de impacto de 790.000 años

Agustin Ollarce

Durante décadas, los científicos han buscado la ubicación del cráter en el sudeste de Asia. Tras ocho años de trabajo, un equipo de la Universidad Tecnológica de Nanjing en Singapur ha presentado varias líneas de evidencia que avalan que el lugar exacto está al sur de Laos, pero enterrado bajo un enorme campo de lava volcánica posterior al impacto.

Un campo de manchas negras vidriosas, esparcidas por alrededor del 20 por ciento del hemisferio oriental de la Tierra, fue el resultado del impacto de un gran meteorito hace aproximadamente 790.000 años.

El campo volcánico de la meseta Bolaven probablemente entierra el cráter de impacto que produjo las tectitas del campo sembrado de Australasia. Es el único depósito posimpacto adecuadamente grande y grueso en la meseta de Khorat, la región más grande de rocas objetivo plausibles.

La presencia de tectitas (objetos de vidrio natural, de algunos centímetros o milímetros en tamaño) en Asia y Oceania fue la primera pista que llevó a este equipo de científicos al sitio de impacto, que tiene aproximadamente 15 kilómetros de diámetro.

Como resultado han presentado en la revista PNAS evidencia estratigráfica, geoquímica, geofísica y geocronológica de que el meteorito impactó en ese lugar.

Mapa geológico de la región de la cumbre del campo volcánico. La elipse amarilla discontinua marca el perímetro del cráter enterrado para el modelo de gravedad que mejor se ajusta. El círculo blanco punteado marca el perímetro enterrado que mejor se ajusta a las observaciones geológicas, que incluyen la proximidad a fallas normales, afloramientos rocosos y la eyección proximal.

En primer lugar, han constatado que la geoquímica de la tectita implica la presencia de basaltos jóvenes y erosionados en el sitio en el momento del impacto. Asimismo, el mapeo geológico y las dataciones confirman que existen lavas basálticas antes y después del impacto en el sitio de impacto propuesto y que los basaltos posteriores al impacto lo cubren por completo. Por otro lado, una anomalía de la gravedad también puede reflejar la presencia de un cráter enterrado de unos 17 por 13 kilómetros.

Los cantos rodados de arenisca dentro de un depósito de brecha de impacto, contienen abundantes fracturas planas en cristales de cuarzo. (A) Cantos rodados destrozados in situ al final de las trayectorias balísticas desde el cráter propuesto. (B) Microfotografía en luz polarizada plana de fracturas planas paralelas (superior izquierda a inferior derecha) en 1 cristal de cuarzo. Las fracturas están bien definidas y no cruzan los límites del grano. (C) El histograma de orientaciones de fracturas planas en los cristales de cuarzo muestra la distribución de frecuencia del ángulo aparente entre el eje c de cuarzo y el polo a las fracturas planas.

Finalmente, la naturaleza de un afloramiento de brechas de arenisca y barro, en capas gruesas, a 10-20 kilómetros del centro del impacto y los granos de cuarzo fracturados dentro de sus clastos de roca apoyan que forme parte de una zona de acumulación de restos de eyección próxima.

Fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

¿Un nuevo retraso en la exploración espacial?

La NASA reporta un nuevo riesgo médico al que están expuestos los astronautas durante su estadía en el espacio. Veamos de que trata.

Subscribe US Now