¿Hay evidencias de erupciones recientes en Venus?

Franco Cortez

Se cree que al menos algunos de los flujos de lava de Venus tienen menos de 2.5 millones de años de acuerdo con la emisividad visible al infrarrojo cercano (VNIR por sus siglas en inglés) medida por la nave espacial Venus Express.

El descubrimiento de que Venus una vez experimentó una gran actividad volcánica se realizó durante la década de 1990 gracias a la nave espacial Magellan de la NASA. Las imágenes de radar que proporcionó de la superficie de Venus revelaron un mundo dominado por volcanes y flujos de lava. Durante la década de 2000, la ESA siguió con esto con su orbitador Venus Express, que arroja nueva luz sobre la actividad volcánica al medir la luz infrarroja que proviene de la superficie del planeta por la noche.

El Dr. Filiberto y sus colegas simularon la atmósfera de Venus en su laboratorio para investigar cómo los flujos de lava cambiarían con el tiempo. Estas simulaciones mostraron que el olivino (que es un mineral abundante en la roca basáltica) reacciona rápidamente con una atmósfera como la de este planeta y se recubriría con magnetita y hematita (dos minerales de óxido de hierro) en cuestión de días.

También descubrieron que la firma de infrarrojo cercano emitida por estos minerales (que son consistentes con los datos obtenidos por la misión Venus Express) desaparecería en unos días. A partir de esto, el equipo concluyó que los flujos de lava observados en Venus eran muy jóvenes, lo que a su vez indicaría que Venus todavía tiene volcanes activos en su superficie.

Estos resultados ciertamente refuerzan el caso de que Venus sea volcánicamente activo, pero también podría tener implicaciones para nuestra comprensión de la dinámica interior de los planetas terrestres (como la Tierra y Marte) en general.

“Si Venus está realmente activo hoy, sería un gran lugar para visitar para comprender mejor los interiores de los planetas. Por ejemplo, podríamos estudiar cómo se enfrían los planetas y por qué la Tierra y Venus tienen vulcanismo activo, pero Marte no. Las misiones futuras deberían poder ver estos flujos y cambios en la superficie y proporcionar evidencia concreta de su actividad “.

Dijo el Dr. Justin Filiberto

El verdadero factor decisivo, por supuesto, tendrá que venir del propio Venus. Las futuras misiones al planeta, dice Filiberto en el comunicado, “deberían poder ver estos flujos [de lava joven] y los cambios en la superficie y proporcionar evidencia concreta de su actividad”.

Fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Goldilocks Stars, son los mejores lugares para buscar vida en el espacio.

En la búsqueda de vida más allá de la Tierra, los astrónomos buscan planetas en la “zona habitable” de una estrella, a veces apodada la “zona de Ricitos de Oro”, donde las temperaturas son adecuadas para que exista agua líquida en la superficie de un planeta para nutrir la vida […]

Subscribe US Now