La cámara HiRISE, descubrió un impacto reciente en la superficie de Marte.

Agustin Ollarce

A través del instrumento a bordo del Mars Reconnaissance Orbiter, se sabe que este cráter reciente se formó entre febrero de 2005 y julio de 2005. La repetición de imágenes de la misma ubicación en Marte nos permite detectar cambios, incluidos nuevos impactos.


Representación artística del MRO. Creditos: NASA/JPL/Corby Waste

Las imágenes de antes y después nos permiten “datar” un cráter en unos pocos meses o años. La cámara HiRISE, a bordo del MRO de la NASA, a menudo confirma la existencia de cráteres identificados en imágenes preexistentes de baja resolución, como en este caso, registrado al norte de Valles Marineris.

Los impactadores entrantes forman nuevos cráteres y depositan rocas, en lo que se llama una manta de eyección que está fuera del cráter. La manta de eyección se asemeja a un patrón de salpicadura cuando se ve desde arriba. Los colores oscuros de la imagen muestran una parte de la manta, incluidos pequeños pedazos de roca lejanos. El azul probablemente representa rocas basálticas oscuras, una roca volcánica que se encuentra comúnmente en lugares como Hawai, en la parte superior de la superficie cubierta de polvo.


Cráter de impacto reciente en Marte. Creditos: NASA/JPL/UARIZONA

Las características radiales del cráter se componen de eyección y a menudo se denominan “rayos”. Los rayos se utilizan para ayudar a identificar los cráteres más recientes y encontrarlos en las imágenes. Los cráteres más antiguos no tienen rayos, ya que se han erosionado. Como queda claro en un ejemplo como este, los cráteres de impacto nos permiten estudiar las porciones subterráneas de los cuerpos planetarios.


Fuente.

Next Post

Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

El 22 de diciembre de 2015, se decidió establecer un Día Internacional anual para reconocer el rol crítico que juegan las mujeres y las niñas en la ciencia y la tecnología, a través de la Resolución A/RES/70/212 de la ONU.