ESO explica como las megaconstelaciones de satélites afectara a sus telescopios.

Agustin Ollarce

Esta más que claro que las megaconstelaciones de satélites en desarrollo para ofrecer acceso a Internet desde el espacio comprometen la operatividad de grandes telescopios que estudian el cosmos desde tierra.

Un estudio realizado por el ESO (European Southern Observatory) , que incluye un total de 18 constelaciones de satélites en desarrollo por parte de SpaceX, Amazon, OneWeb y otros, que en conjunto ascienden a más de 26.000 satélites, concluye que grandes telescopios que opera, como el Very Large Telescope (VLT) y el futuro Extremely Large Telescope (ELT), se verán “moderadamente afectados” por las constelaciones en desarrollo.



Según el trabajo, se publicara en la revista ‘Astronomy & Astrophysics’, el efecto es más pronunciado para exposiciones largas (de aproximadamente 1000 s), ya que hasta un 3% de las mismas podría arruinarse durante el crepúsculo, es decir, el tiempo entre el inicio del amanecer y la salida del Sol, y el tiempo entre que transcurre entre la puesta del Sol y el anochecer.

Las exposiciones más cortas se verían menos afectadas, ya que menos del 0,5% de las observaciones de este tipo sufrirían algún tipo de impacto. Las observaciones realizadas en otros momentos a lo largo de la noche también se verían menos afectadas, ya que los satélites estarían a la sombra de la Tierra y, por lo tanto, no iluminados.

Dependiendo del caso científico, el impacto podría disminuir al hacer cambios en los horarios de operación de los telescopios de ESO, aunque estos cambios tienen un coste. Desde el punto de vista de la industria, una forma eficaz para mitigar los impactos sería oscurecer los satélites.

El estudio también constata que el mayor impacto podría ser en los sondeos de amplio campo, en particular los realizadas con grandes telescopios. Por ejemplo, entre un 30% y un 50% de las exposiciones llevadas a cabo con el US National Science Foundation’s Vera C. Rubin Observatory se verían “gravemente afectadas”, dependiendo de la época del año, durante la noche y los supuestos simplificados del estudio.


Concepción artística del Telescopio de 
prospección sinóptica grande dentro de la cúpula del Observatorio Vera C. Rubin.

Las técnicas de mitigación que podrían aplicarse en los telescopios de ESO no funcionarían para este observatorio, aunque se están explorando otras estrategias. Se requieren más estudios para comprender plenamente las implicaciones científicas de esta pérdida de datos observacionales y la complejidad de su análisis.

Los telescopios de reconocimiento de campo ancho, como el Observatorio Rubin, pueden escanear rastrear amplias partes del cielo de forma rápida, haciéndolos cruciales para detectar fenómenos de corta duración como supernovas o asteroides potencialmente peligrosos.

LOS TELESCOPIOS, UNA PRIORIDAD PARA FUTUROS AVANCES    

Debido a su capacidad única para generar conjuntos de datos muy grandes y detectar objetivos de observación para muchos otros observatorios, la comunidad astronómica y las agencias de financiación tanto en Europa como en otros lugares han clasificado los telescopios de reconocimiento de campo ancho como una prioridad para los futuros avances en astronomía.

Tanto la comunidad astronómica profesional como la comunidad de aficionados han planteado preocupaciones sobre cómo las megaconstelaciones satelitales podrían afectar las vistas prístinas del cielo nocturno.

El estudio muestra que alrededor de 1.600 satélites de estas constelaciones estarán por encima del horizonte de un observatorio en la latitud media, la mayoría de los cuales se verán bajos en el cielo (dentro de 30 grados en el horizonte), mientras que por encima de esto (la parte del cielo donde tienen lugar la mayoría de las observaciones astronómicas) habrá alrededor de 250 satélites de constelaciones en un momento dado.

Los satélites Starlink recorren el campo de visión de la Cámara de Energía Oscura.
Crédito: DELVE Survey / CTIO / AURA / NSF

Aunque todos ellos estarán iluminados por el Sol al atardecer y al amanecer, cada vez más entran en la sombra de la Tierra hacia la mitad de la noche. El estudio de ESO asume un brillo para todos estos satélites. Con esta suposición, unos 100 satélites podrían ser lo suficientemente brillantes como para ser visibles a simple vista durante las horas del crepúsculo, unos 10 de los cuales estarían en una posición superior a los 30 grados de elevación.

Todos estos números se desploman a medida que la noche se oscurece y los satélites caen en la sombra de la Tierra. En general, estas nuevas constelaciones de satélites duplicarían el número de satélites visibles en el cielo nocturno a simple vista por encima de los 30 grados.

Las constelaciones de satélites también tendrán un impacto en los observatorios de ondas de radio, milimétricos y submilimétricos, incluyendo el Atacama Large Millimeter/Submillimeter Array (ALMA) y el Atacama Pathfinder Experiment (APEX).

Fuente.

Next Post

"Perseverance", el nombre del proximo rover.

El rover de la misión Mars 2020, que la NASA lanzará a Marte este verano, ya tiene un nuevo nombre: Perseverance, elegido entre las propuestas de 28.000 escolares de todo Estados Unidos.