Terminó el verano, comenzó la cuarentena.

Matias Olate

Todos los argentinos estamos al tanto de la cuarentena obligatoria que debemos cumplir por la crisis que ha desatado COVID-19. en nuestro país y el resto del mundo. Desde nuestro hemisferio no sólo comenzamos la cuarentena si no que 49 minutos después, oficialmente comenzamos el otoño. Sí, hoy 20 de marzo de 2020

Al igual que el año pasado, el equinoccio de otoño es hoy. No siempre son los “21” como se suele pensar generalmente. Hay que tener muy en claro que las Estaciones comienzan de acuerdo a la posición de la Tierra en distintos puntos de su órbita, NO EN DETERMINADAS FECHAS. Dicho de otra manera, estas suceden debido a la inclinación fija del eje de rotación de nuestro planeta. Estando en algún lugar, como acá Malargüe, mientras la Tierra se traslada alrededor del Sol, vemos que el Astro Rey a lo largo del año varía su posición, su “altura“. Esto hace que sus rayos nos lleguen más (verano) o menos directamente (Invierno). Es decir que hace que llegue más o menos calor.

El verano comienza cuando el Sol está en el punto más alto, en el Solsticio de Verano y por ende, tenemos el “día más largo del año” (con más tiempo de luz). El invierno comienza en su respectivo solsticio donde es “la noche más larga del año” (cuando nuestra estrella la vemos en el punto más bajo).

Los equinoccios suceden cuando el Sol está en la mitad de recorrido entre los solsticios. Equinoccio” significa “noche igual” refiriéndose que en todo el planeta la noche y el día duran la misma cantidad de tiempo, 12 horas. Otro particular de la fecha en la que sucede eso, es que el Sol amanece exactamente por el Este y atardece por el Oeste pasando por “arriba” de la línea que llamamos Ecuador, por el “Ecuador Celeste”.

 ¡FELIZ OTOÑO! ¡FELIZ CUARENTENA!

Next Post

TESS hallo un exoplaneta fuera del disco de la Vía Láctea

Lo que hace que LHS 1815b sea único hasta el momento, es que los datos sobre su movimiento indican que está ubicado en una órbita que se cruza con el plano galáctico y que no proviene del disco delgado que contiene la mayoría de las estrellas en nuestra Vía Láctea. […]