Las Líridas, la lluvia de meteoros para observar durante la cuarentena.

Agustin Ollarce 1

El momento preciso para uno de los fenómenos astronómicos más esperados del año. Por si no lo sabían iniciaron este jueves 16 y durará hasta el 30 de abril en uno de los espectáculos más bonitos del cielo.



Los meteoros podrán ser vistos desde cualquier parte del mundo durante las madrugadas.

Las Líridas son fragmentos del cometa Thatcher, cuyo radiante se encuentra cerca de la estrella Vega, en la constelación de la Lyra. Estas rocas se podrán apreciar como “una lluvia de meteoros” al atravesar nuestra atmósfera, teniendo como punto máximo los días 21 y 22 de abril, cuando serán visibles entre 10 a 20 meteoros por hora.

La hora recomendada para ver este fenómeno es un poco antes del amanecer, desde las 3 o 4 de la madrugada, debido a que el punto radiante es más alto en el cielo. Por fortuna, la luna llena ayudará en el brillo.


El cometa Thatcher da vueltas alrededor del sol una vez cada 415 años aproximadamente. 
Cada vez que lo hace, el cometa deja polvo y pequeños trozos de hielo y roca en un rastro detrás de él. A veces arroja más polvo que otros, creando filamentos más densos que pueden generar inesperadamente altos números de meteoros líridos cuando la Tierra pasa. 
No a escala, a modo ilustrativo. Credito: Bob King

La lluvia espacial podrá ser vista desde cualquier punto de la Tierra gracias a la reducción en la contaminación del aire, que se ha generado gracias a la cuarentena obligatoria que sufren la mayoría de los países del mundo, y ayudará a visualizarlo mejor. Sin embargo, se recomienda el uso de un telescopio pequeño.

One thought on “Las Líridas, la lluvia de meteoros para observar durante la cuarentena.

  1. Hola, me parece que el esquema de las Líridas está visto desde el hemisferio Norte, acá las vemos no hacia el Sur sino hacia el Norte, espero haber ayudado. Saludos, Eduardo Passero.

Comments are closed.

Next Post

Spitzer. Su último mosaico antes de ser desmantelado.

Spitzer, especializado en detectar radiación infrarroja, se jubiló tras 16 años de servicio. Se trata del mosaico final tomado por la misión antes de su desmantelamiento el 30 de enero de 2020.