Ceres: ¿Un planeta enano oceánico?

Agustin Ollarce

Ceres es un cuerpo celeste que ha llamado la atención de manera histórica, y de hecho no siempre fue un planeta enano. Tras ponerle esa etiqueta, la NASA envió la sonda espacial Dawn a explorarla y ahora han descubierto que Ceres es un planeta con océanos y actividad geológica.


Una imagen de Ceres obtenida por Dawn. En el centro, el cráter Occator y los depósitos brillantes. Imagen: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA


Este planeta enano se encuentra en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter y es simultáneamente el asteroide más grande del Sistema Solar y el único planeta enano más cercano que Neptuno. Dawn ya nos enseñó fotografías de su superficie hace unos años. Ahora se tienen más datos y se pudo estudiar mejor entre otros aspectos el cráter Occator, el cual la agencia espacial ya tenía bien fichado y que por su antigüedad y características se planteaba como esencial para entender cómo se forma el hielo en el planeta.

Nada de un mundo congelado e inactivo

Los frutos de estas investigaciones, han determinado que hay presencia de líquido en los interiores del planeta enano, con lo que pudo haber sido un mundo habitable en algún momento.

Así, el que es el objeto más grande del cinturón de asteroides no es un cuerpo celeste estático, sino que tiene actividad geológica. Los investigadores partían de la base de que el cráter Occator tenía depósitos compuestos por sales, un material que es el más brillante que se encuentra en Ceres y cuyo origen no estaba demasiado claro.


Perspectiva simulada de Occator en la que se ve su diámetro de 92 kilómetros y su profundidad de unos 4 kilómetros, así como las áreas brillantes.
Crédito: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

Con los nuevos datos y el mapeo con infrarrojos se ha sabido que hay hidrohalita en este crater, una sal (cloruro sódico hidratado) que es común en el hielo marino y hasta la fecha no se había visto fuera de la Tierra. Un dato que apoyaba la hipótesis previa de que en los brillantes depósitos hubiese agua ya que la formación de hidrohalita precisa agua líquida y actividad hidrotermal, con el añadido de que el compuesto tendría menos de 100 años.

Con presencia de sales, además, se explica que pueda haber agua líquida (al reducir la temperatura de congelación) y que el planeta pueda alojar aún depósitos de salmuera actualmente. Consideran que el impacto que dio lugar a Occator habría fracturado la superficie de modo que este agua salada subterránea saliese al exterior.

De este modo, Andreas Nathues, autor de uno de los estudios y científico planetario en el Instituto Max Plank, explica que han concluido que “probablemente haya en marcha cierta actividad baja” en Ceres, resultando una verdadera sorpresa que no todo el océano estuviese congelado. Las imágenes además han permitido identificar más depósitos de sales en otras zonas del planeta enano, lo cual ha ayudado a conocer mejor la actividad de líquido en Ceres.

Se abre con esto la esperanza de que en futuras investigaciones a otros mundos oceánicos arrojen más luz sobre estos aspectos, con sus miradas hacia Europa, la luna de Júpiter que es una de las candidatas más fuertes según la NASA para encontrar vida y donde ya se encontró vapor de agua. Las imágenes proporcionadas por Dawn suponen, según Julie Castillo-Rogez, científica planetaria en el Jet Propulsion laboratory (JPL) y co-autora de seis de los nuevos esudios, “una buena referencia para apoyar las futuras observaciones a Europa y Ganímedes”, aunque matizando que queda mucho por saber de Ceres.

Este estudio se encuentra publicado en la revista Nature.

Fuente.

Next Post

El Radiotelescopio de Arecibo ha sido parcialmente destruido.

Golpe para la astronomía. Hasta ahora no se sabe qué causó que el cable se rompa. La Universidad de Florida Central informó que parte del radiotelescopio en Puerto Rico ha sido destruida por un cable roto. La casa de estudios, que administra el instrumento esencial para el estudio de las ondas gravitacionales, caracterización de […]