Hubble revela la letalidad de la luz ultravioleta en un aparente sistema habitable.

Agustin Ollarce

Una tranquila y estable estrella cercana, anfitriona de varios planetas, ha resultado no ser tan confiable para la habitabilidad en su sistema tras un nuevo examen en luz ultravioleta. Esta estrella, llamada GJ 887, es una de las estrellas M más brillantes del cielo. Las estrellas M son estrellas rojas de baja masa que superan en número a estrellas como nuestro sol más de diez veces, y la gran mayoría de los planetas de nuestra galaxia las orbitan.


Los violentos estallidos de gas hirviente de las jóvenes estrellas enanas rojas pueden hacer que las condiciones sean inhabitables en los planetas incipientes. En la representación de este artista, una enana roja joven y activa (derecha) está quitando la atmósfera de un planeta en órbita (izquierda). 
Crédito: NASA, ESA y D. Player (STScI)

GJ 887 había sido inicialmente destacado por el entorno espacial aparentemente suave que proporciona a sus planetas recientemente descubiertos. En el monitoreo del Transiting Exoplanet Survey Satellite (TESS) de la NASA, una misión para buscar planetas fuera de nuestro sistema solar, la estrella curiosamente no exhibió llamaradas detectables durante 27 días de observaciones continuas.   

Y la ausencia de llamaradas es una cualidad que favorece la supervivencia de las atmósferas en los planetas que orbitan alrededor de la estrella y, por tanto, la vida potencial en esos planetas.

Pero los astrónomos de Arizona State University (ASU) Parke Loyd y Evgenya Shkolnik de la School of Earth and Space Exploration de ASU tenían sus dudas de que GJ 887 fuera tan silencioso. Al indagar en los datos de archivo del telescopio espacial Hubble, encontraron que GJ 887 en realidad se enciende cada hora.


¿Cómo detectaron esta diferencia?

Al usar luz ultravioleta lejana, Loyd, Shkolnik y sus colaboradores pudieron ver enormes picos de brillo causados ​​por las llamaradas estelares. Debido a que hay tantos de ellos, las estrellas M como GJ 887 son un actor clave en la búsqueda de la humanidad para comprender dónde encaja la Tierra en la gran colección de planetas del universo y en la búsqueda de vida en otros planetas.


Ilustración del satélite de exploración de exoplanetas en tránsito de la NASA – TESS.
Crédito: NASA Goddard Space Flight Center

“Si la génesis de la vida en un planeta es más o menos una tirada de dados, entonces las estrellas M están tirando esos dados mucho más que cualquier otro tipo de estrella”.

explicó Parke Loyd, Astronomo de la Arizona State University. 

Pero hay una trampa. Las estrellas M tienden a salpicar sus planetas con destellos. También pueden tener dos caras y parecer tranquilos en la luz visible, como la observada por la misión TESS. En realidad, pueden estar plagados de destellos que son claramente evidentes en la luz ultravioleta, que tiene fotones (partículas de luz) de mucha mayor energía que la luz visible. Y cada llamarada tiene el potencial de bombardear los planetas de la estrella con una tormenta magnética y una lluvia de partículas que se mueven rápidamente, lo que aumenta las posibilidades de que las atmósferas de los planetas de GJ 887 se hayan erosionado hace mucho tiempo.

“Es fascinante saber que observar estrellas con luz óptica normal (como lo hace la misión TESS) no se acerca a contar toda la historia”. […] “El ambiente de radiación dañina de estos planetas solo puede entenderse completamente con observaciones ultravioleta, como las del Telescopio Espacial Hubble”. […] “La emisión ultravioleta de una estrella es realmente una pieza crítica, aunque aún falta, del rompecabezas para nuestra comprensión de las atmósferas de los planetas y su habitabilidad”.

Dijo Evgenya Shkolnik, Astrónomo de la School of Earth and Space Exploration de la Arizona State University

Si bien el monitoreo ultravioleta de las estrellas M es valioso, los recursos que los astrónomos tienen para dedicar a tales observaciones son actualmente limitados. Afortunadamente, hay planes en proceso para misiones que pueden ayudar a satisfacer esta necesidad, incluida una misión CubeSat dirigida por ASU llamada Star-Planet Activity Research CubeSat (SPARCS), de la cual Shkolnik es el investigador principal. Esta misión proporcionará a los astrónomos el tiempo de observación que necesitan para capturar las llamaradas ultravioleta de las estrellas M y medir la frecuencia con la que suceden, lo que finalmente conducirá a una mayor comprensión de las estrellas y planetas de nuestra galaxia.

Sus hallazgos se publicaron en la American Astronomical Society, con coautores de la Universidad de Colorado, Boulder y el Laboratorio de Investigación Naval en Washington, DC.

Fuente.

Next Post

Se reprogramó el lanzamiento del SAOCOM 1B.

El satélite argentino de observación de la Tierra SAOCOM 1B de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) ya pasó con éxito todos los ensayos para comprobar su correcto funcionamiento y las comunicaciones con los centros de control y soporte en la Argentina. Superada esta prueba, está listo para su […]