Chang’e 4 data un cráter de 3.500 millones de años

Agustin Ollarce

La edad geológica del cráter Finsen en el lado lejano de la luna, es de unos 3.500 millones de años, según el método de recuento de cráteres.


Mapa de contexto del sitio de aterrizaje de Chang’e-4 (Imagen de AIR)


El estudio es realizado por un equipo de investigación dirigido por el profesor DI Kaichang del Laboratorio Estatal Clave de Ciencias de la Teledetección, Instituto de Investigación de Información Aeroespacial (AIR) de la Academia China de Ciencias (CAS).

Con base en esta edad del modelo, también se estimaron la tasa de crecimiento del regolito en el sitio de aterrizaje de Chang’e-4 y la tasa de degradación del cráter dentro del cráter Finsen. 

Aunque múltiples estudios han revelado que la eyección del cráter Finsen es la fuente principal de materiales medidos dentro del cráter Von Kármán, donde aterrizó el rover Chang’e-4, la edad de formación del cráter Finsen, que tiene implicaciones geológicas significativas, todavía está en desacuerdo dentro del comunidad planetaria. 



El equipo utilizó datos del mapa de ortofoto digital (DOM) y del modelo de elevación digital (DEM) Chang’e-2 en su investigación. Ellos delinearon un área plana y homogénea en el piso de Finsen como área de recuento de cráteres, y mapearon cráteres manualmente en el área delineada.

Finalmente, el Absolute Model Age (AMA) del cráter Finsen se determinó ajustando la distribución de frecuencia de tamaño del cráter (CSFD) obtenida a la cronología de cráter lunar estándar. Tanto los ajustes acumulativos como los diferenciales revelaron un AMA de ~ 3,5 Ga, lo que indica que el cráter Finsen tenía la edad de Imbrium.  

Las imágenes de radar indicaron que el grosor del regolito de grano fino procedente de eyecciones del cráter Finsen en el sitio de aterrizaje de Chang’e-4 era de unos 12 m. Por lo tanto, el equipo estimó que la tasa promedio de crecimiento del regolito en el sitio de aterrizaje de Chang’e-4 fue de aproximadamente 3.4 m / Gyr.

En comparación con los sitios de aterrizaje de Apolo de edad similar, la tasa de crecimiento del regolito en el sitio de aterrizaje de Chang’e-4 fue mayor, a excepción del Apolo 16, lo que sugiere una baja resistividad a la intemperie de la eyección del cráter Finsen al duro entorno espacial. 

Hay muchos cráteres simples en el suelo del cráter Finsen, que se degradan fácilmente por la erosión del borde del cráter y el relleno del interior del cráter a través de procesos geológicos. El equipo calculó además la profundidad actual de los 25 cráteres más grandes dentro del área delineada a través de un método de profundidad promedio de perfil y la tasa de degradación de cráteres estimada dentro de Finsen fue de aproximadamente 21 ± 3 m / Gyr (mil millones de años).

Esta tasa de degradación tiene el mismo orden de magnitud que la de la maría lunar (aproximadamente 32 m / Gyr), lo que indica que los cráteres lunares podrían tener una tasa de degradación similar a escala global.

Sin embargo, la tasa es mucho más lenta que la de otros cuerpos rocosos sin aire, por ejemplo, la tasa de degradación promedio en Vesta es de 350 m / Gyr y en Gaspra es de 100-1000 m / Gyr. Una de las razones más probables es que los cráteres en los asteroides se degradan fácilmente o incluso se borran por movimientos masivos causados ​​por sacudidas sísmicas globales inducidas por impactos. 

La investigación se encuentra publicada en la revista Icarus.

Fuente.

Next Post

¡Les muestro mi hogar! - [PLANET KIDS]

Hoy lunes como todos los lunes, Cirilo vuelve a charlar con nosotros. En esta ocasión, antes de comenzar el viaje por el universo nos comentará donde vive. Está claro que como todos, vivimos en la Tierra, pero este se refiere al Planetario, nuestro lugar. Acá nos lo muestra y desde […]