Magnetares: ¿el origen de las ráfagas de radio rápidas?

Agustin Ollarce

Nuevos datos apoyan que los magnetares, un tipo de estrella de neutrones que se cree tiene un campo magnético extremadamente poderoso, podrían ser fuente de las misteriosas señales cósmicas FRB (ráfagas de radio rápidas en español).




Nuevos datos de un equipo de astrónomos liderado por Canadá, incluidos investigadores del Instituto Espacial McGill y el Departamento de Física de la Universidad McGill , sugieren fuertemente que los magnetares, un tipo de estrella de neutrones que se cree que tiene un campo magnético extremadamente poderoso, podrían ser la fuente de algunos ráfagas de radio rápidas (FRB). Aunque se han realizado muchas investigaciones para explicar el misterioso fenómeno, hasta ahora su fuente ha permanecido esquiva y objeto de cierto debate.

El 28 de abril de 2020, un equipo de aproximadamente 50 estudiantes, postdoctorados y profesores del Experimento Canadiense de Mapeo de Intensidad de Hidrógeno (CHIME) Fast Radio Burst Collaboration detectó una ráfaga de radio inusualmente intensa que emana de un magnetar cercano ubicado en la Vía Láctea. En un estudio, muestran que la intensidad de la ráfaga de radio fue tres mil veces mayor que la de cualquier magnetar medido hasta ahora, dando peso a la teoría de que los magnetares están en el origen de al menos algunos FRB.


“Calculamos que un estallido tan intenso proveniente de otra galaxia sería indistinguible de algunos estallidos de radio rápidos, por lo que esto realmente da peso a la teoría que sugiere que los magnetares podrían estar detrás de al menos algunos FRB”.

dijo Pragya Chawla, uno de los co- autores del estudio y estudiante de doctorado en el Departamento de Física de McGill.

Teorías en competencia sobre los orígenes de los FRB

Los FRB se descubrieron por primera vez hace más de una década. Originalmente se pensó que eran eventos singulares, los astrónomos han descubierto desde entonces que algunas de estas explosiones de alta intensidad de emisiones de radio, más intensas que la energía generada por el Sol durante millones o miles de millones de años, de hecho se repiten.

Una teoría planteó la hipótesis de que las FRB eran magnetares extragalácticos: estrellas de neutrones jóvenes extremadamente magnéticas que ocasionalmente se encienden para liberar enormes cantidades de energía.


“Hasta ahora, todos los FRB que los telescopios como CHIME han captado estaban en otras galaxias, lo que hace que sea bastante difícil estudiarlos con gran detalle”. […] “Además, la teoría de las magnetares no fue apoyada por las observaciones de magnetares en nuestra propia galaxia, ya que se encontró que eran mucho menos intensas que la energía liberada por los FRB extragalácticos hasta ahora”.

dijo Ziggy Pleunis, estudiante de doctorado en el departamento de Física de McGill y uno de los co- autores del nuevo estudio. 

Esta vista aérea muestra el Experimento Canadiense de Mapeo de la Intensidad del Hidrógeno (CHIME), un radiotelescopio ubicado en Dominion Radio Astrophysical Observatory en Columbia Británica.
Créditos: Richard Shaw / UBC / CHIME Collaboration

“Sin embargo, dadas las grandes brechas en la energía y la actividad entre las fuentes de FRB más brillantes y activas y lo que se observa para los magnetares, quizás se necesiten magnetares más jóvenes, más enérgicos y activos para explicar todas las observaciones de FRB”.

agregó el Dr. Paul Scholz de la Instituto Dunlap de Astronomía y Astrofísica de la Universidad de Toronto.

La prueba contundente de un origen magnetar para algunos FRB provendría de la detección simultánea de una ráfaga de radio extragaláctica y una ráfaga de rayos X. Sin embargo, es probable que esto solo sea posible para los FRB cercanos. Afortunadamente, CHIME / FRB los está descubriendo en buen número.

El estudio fue publicado en Nature

Fuente.

Next Post

Un estudio para eliminar "estrellas impostoras".

Los rápidos destellos de luz en el cielo nocturno se han relacionado con la creciente masa de satélites y los escombros que recorren la órbita de la Tierra. Los observadores de estrellas han sido seducidos durante mucho tiempo por los destellos inexplicables. Evryscope busca corregir y mejor los datos astronómicos.