La “mini luna” que se va, es un cohete.

Los astrónomos notaron por primera vez el objeto ahora conocido como 2020 SO en septiembre pasado. Los modelos de órbita mostraron rápidamente que tanto la baja velocidad como la trayectoria del objeto que se aproximaba eran inusuales . Los modelos mostraron que la Tierra capturaría este objeto. Originalmente fue designada como una “nueva mini-luna”.


Esta animación muestra la órbita de 2020 SO tal como fue capturada por la gravedad de la Tierra el 8 de noviembre de 2020. Se escapará en marzo de 2021. Su movimiento se ha acelerado un millón de veces más rápido que el tiempo real.
Crédito: NASA / JPL-Caltech .


2020 SO ha estado orbitando la Tierra desde el 8 de noviembre. Tras un análisis más detallado de su movimiento, y una aproximación muy cercana del objeto (solo 50,000 km o 0.13 distancias lunares) el 1 de diciembre, la NASA pudo confirmar que el objeto es una reliquia de la era espacial temprana, un propulsor de cohetes de la etapa superior Centauro, (una vez llamado el caballo de batalla de Estados Unidos en el espacio).  2020 SO realizó su aproximación más cercana a la Tierra el martes 2 de febrero de 2021. A partir de ese dia pasará cada vez más lejos, pero aún dentro de 0.58 distancias lunares (220.000 km). Posteriormente, en marzo de 2021, la gravedad de la Tierra abandonará su control sobre el objeto.


Crónica del descubrimiento de este objeto.

Los astrónomos avistaron el objeto por primera vez el 17 de septiembre utilizando el telescopio Pan-STARRS1 de 71 pulgadas (1,8 metros) en Haleakala, Hawai. Le dieron su designación, 2020 SO, y lo agregaron como un asteroide tipo Apolo en la base de datos de cuerpos pequeños del JPL .

Sin embargo, se vio rápidamente que 2020 SO tenía algunas características que lo diferenciaban de los asteroides comunes. Según los cálculos de la NASA / JPL, el objeto pasó a toda velocidad por la luna de la Tierra a una velocidad de 3.025 km / h o 0,84 km por segundo (.5 mi / seg). Esa es una velocidad extremadamente lenta para un asteroide.

Estos cálculos también muestran el aparente “asteroide lento” que orbita alrededor del sol cada 1,06 años (387 días). La baja velocidad relativa, junto con la órbita similar a la de la Tierra, sugieren que es un objeto artificial lanzado desde nuestro planeta. Las imágenes de radar mostraron que 2020 SO tenía una forma alargada estimada en entre 6 a 14 metros, una coincidencia con las dimensiones de un Atlas LV-3C Centaur-D (aproximadamente de 12 metros).


Esta fotografía de 1964 muestra un cohete Centaur en la etapa superior antes de acoplarse a un propulsor Atlas. Un Centauro similar se usó durante el lanzamiento de Surveyor 2 dos años más tarde y actualmente se conoce como 2020 SO … una nueva mini-luna temporal para la Tierra.
Crédito: NASA / JPL-Caltech.

La confirmación de que SO 2020 era de hecho un cohete propulsor de objetos perdidos y encontrados provino de los datos recopilados en la Instalación del Telescopio Infrarrojo de la NASA en Maunakea, Hawái, y de los análisis orbitales realizados en el Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS, Center for Near-Earth Object Studies). Este cohete en particular lanzó la desafortunada nave espacial Surveyor 2 hacia la luna en 1966.


No es la primera vez que confundimos basura espacial con un asteroide.

Otro objeto pequeño que inicialmente se pensó que era un asteroide fue el WT1190F , detectado en octubre de 2015 al acercarse a la Tierra. Su trayectoria sugirió que estaba a punto de penetrar la atmósfera de la Tierra cerca de Sri Lanka, en el Océano Índico, un evento que ocurre con los asteroides comunes varias veces al año .

Cuando WT1190F se desintegraba en nuestra atmósfera el 13 de noviembre de 2015, los científicos analizaron su luz mediante espectroscopía. Este análisis sugirió que el objeto podría ser un componente de una nave espacial o parte de un cohete gastado, otra pieza errante de basura espacial que regresa a casa.

En el caso de 2020 SO, su regreso a casa no durará mucho. Después de marzo, el cuerpo del cohete gastado estará en camino nuevamente, de regreso a una órbita solar más grande.

Siendo honestos, el “asteroide” descubierto en septiembre de 2020 se convirtió en una “nueva mini-luna” para la Tierra en noviembre. Pero a principios de diciembre, la NASA confirmó que el objeto es un cohete perdido de la misión Surveyor 2, originalmente lanzado desde la Tierra hace más de 50 años.

Fuente.