Chandra observó el magnetar mas joven hasta la fecha.

En 2020, los astrónomos agregaron un nuevo miembro a una familia exclusiva de objetos exóticos con el descubrimiento de una magnetar. Nuevas observaciones del Observatorio de rayos X Chandra de la NASA ayudan a respaldar la idea de que también es un púlsar, lo que significa que emite pulsos regulares de luz.

Los rayos X generados de una colisión de estrellas de neutrones aún se registran.

Han pasado tres años desde la detección histórica de una fusión de estrellas de neutrones a partir de ondas gravitacionales. Astrónomos de la Universidad de Maryland (UMD) han monitoreado desde entonces la persistencia de emisiones de rayos X, superando con mucho las predicciones de los modelos.

NASA estudia una galaxia parecida al “Tie Fighter de Darth Vader”.

No hace mucho tiempo, los astrónomos mapearon una galaxia muy, muy lejana utilizando ondas de radio y descubrieron que tiene una forma sorprendentemente familiar, “un Tie Fighter de Star Wars”. En el proceso, descubrieron que el objeto, llamado TXS 0128 + 554, experimentó dos poderosos episodios de actividad en el último siglo.

Chandra captura un agujero negro lanzando material al espacio.

Los astrónomos han atrapado un agujero negro lanzando material caliente al espacio cerca de la velocidad de la luz. Este fue capturado por el Chandra X-ray Observatory de la NASA. El agujero negro y su estrella compañera forman un sistema llamado MAXI J1820 + 070, ubicado en nuestra galaxia a unos 10,000 años luz de la Tierra.

Sagitario A *, se ha detectado un aumento en su actividad.

El agujero negro supermasivo en el centro de la Vía Láctea se ha vuelto cada vez más activo en la emanación de destellos de rayos X de alta energía en los últimos años. Un equipo compuesto por investigadores de Francia y Bélgica publicó un nuevo artículo sobre el monitoreo de rayos X del agujero negro supermasivo …

Goldilocks Stars, son los mejores lugares para buscar vida en el espacio.

En la búsqueda de vida más allá de la Tierra, los astrónomos buscan planetas en la “zona habitable” de una estrella, a veces apodada la “zona de Ricitos de Oro”, donde las temperaturas son adecuadas para que exista agua líquida en la superficie de un planeta para nutrir la vida tal como la conocemos.